SeguridadVial

Adolescentes al volante: Guía para padres (parte 2)

Cuando decida que su hijo o hija está en condiciones de aprender a conducir, no lo deje solo/a, comparta con él o ella el proceso de aprendizaje y entrenamiento:
A) Si puede, inscríbalo/a en una buena escuela de conducir.
Un experto puede iniciarlo en las técnicas de conducción en mejores condiciones de seguridad que Ud.. Pero corrobore que el programa del curso incluya los conceptos de la «conducción segura o defensiva , preparación indispensable para su seguridad y toma de conciencia del sistema del tránsito.
B) No le dé el auto, suba con él.
Acompañe a su hijo/a en el proceso de entrenamiento, aún después de sacar el registro. Guíelo en sus prácticas, y transmítale su experiencia, hasta que lo vea andar seguro.
C) Sea paciente, respetuoso y refuerce su confianza, destacándole sus conductas y decisiones acertadas.
D) No dé por sentado que algo, él o ella, ya lo sabe.
Acompáñelo/a y comparta su experiencia al conducir en diferentes situaciones: por ej.: con lluvia, de noche, con alto tránsito, en ruta, etc.
E) Sea un buen ejemplo para su hijo/a.
Use siempre el cinturón de seguridad y conduzca a la defensiva. Recuerde que los mensajes contradictorios pueden ser como un boomerang. Por ej.: no podrá hablarle de conducir a baja velocidad si Ud. no lo hace, o compra dispositivos para burlar radares. Su ejemplo vale más que mil palabras.

Estas sugerencias son también válidas cuando se decide autorizar a los hijos a conducir ciclomotores, cuatriciclos o motos, vehículos mucho más riesgosos que un automóvil, aunque algunos padres se resistan a creerlo.

FUENTE: LUCHEMOS POR LA VIDA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *