#SeguridadVial – Medicamentos recetados y drogas ilegales al conducir: ¡Atención con los psicofármacos: pueden afectar la conducción!

Entre sus principales efectos, podemos encontrar:
• Los ansiolíticos, de uso muy generalizado como tranquilizantes o inductores del sueño, en especial las benzodiacepinas, pueden producir estados de confusión, fatiga muscular, disminución de la capacidad de concentración y somnolencia.
• Los antipsicóticos o neurolépticos, (ej. tioridacida, haloperidol h.) producen como efecto más común la somnolencia y reacciones extrapiramidales tales como espasmos musculares, agitación, incoordinación motora, etc.
• Los antidepresivos (ej. amitriptilina) y antiepilépticos (ej. fenobarbital) pueden afectar la atención y el estado de alerta.
Además de los psicofármacos, existen otros medicamentos que pueden afectar la conducción. Entre ellos, se encuentran:
• Algunos antihistamínicos, tipo H1 primera generación, (ej. clorfenamina, difenhidramina, clemizol) muy usados para aliviar los síntomas de gripe o resfriados y las alergias, pueden producir somnolencia .
• Los antiinflamatorios no esteroideos -muy usados para dolores musculares o reumáticos-, los anestésicos y los miorrelajantes pueden afectar, especialmente, el sentido de la vista y la atención y producir somnolencia. Los últimos pueden producir, además, disminución del tono muscular y mareos.
• Ciertos medicamentos para el corazón, en especial glucósidos cardiotónicos usados para ciertas crisis cardíacas, pueden producir somnolencia, y alterar el estado de conciencia y la visión.
• Ciertos anti-hipertensivos, beta-bloqueantes (ej. propanolol, nevibolol), para el tratamiento de la alta presión pueden producir somnolencia y alteraciones psíquicas y del equilibrio.
• Algunas medicaciones para la sedación de la tos (ej. codeína), o antidiarreicos, pueden producir alteraciones tales como trastornos de la atención, disminución de los reflejos y otros.

Estos son sólo algunos de los medicamentos que pueden afectar la conducción.
Consulte a su médico y lea los prospectos para saber si su medicación puede afectar su capacidad para conducir.

FUENTE: LUCHEMOS POR LA VIDA

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *