Sistema de Gestión Integrado –  ISO 39001

¿Qué significa ISO? Esta sigla proviene de una entidad internacional (International Standarization Organization), cuyo fin es la creación de estándares en los Sistemas de Gestión para distintas actividades.

 

Nuestra empresa tiene su Sistema de Gestión de manera integrada donde las normas conviven armónicamente. El sistema responde a lo establecido en la Norma Internacional ISO 9001:2015, ISO 18001:2007 e ISO 39001:2012.

 

La norma ISO 9001 que corresponde a la Gestión  de la Calidad, es la norma con mayor reconocimiento en todo el mundo ayudando a las organizaciones a cumplir con las expectativas y necesidades de las partes interesadas, haciendo hincapié en la satisfacción del cliente.

Las directrices para la optimización en la organización sobre los conceptos de Salud y Seguridad Ocupacional están reflejadas en la norma ISO 18001.
Con mayor impacto en el “corebussines” de la empresa, Transportes Adamo S.A certificó en el año 2017, la norma ISO 39001 que apunta a la Gestión de la Seguridad Vial. Esta norma trasciende a la organización y se vincula directamente con los usuarios de las vías, trabajando en la mejora continua para evitar accidentes o incidentes dentro del circuito programado de las transportistas. Esta norma trabaja fuertemente en la capacitación e instrucción a los choferes para mejorar su desempeño en relación a la conducción

 

Los beneficios de la implementación de ISO 39001 afectan tanto a la empresa como su entorno. Algunos de estos beneficios son:

 

  • Organización de los caminos y análisis de las vías con el fin de evitar accidentes de transito
  • Disminuir las lesiones y muertes.
  • Evita perdidas económicas derivadas de la falta del mantenimiento preventivo de los vehículos
  • Se reducen las pérdidas materiales
  • Mayor cuidado en relación a los bienes transportados
  • Colaboración con el entorno para verificar aspectos del camino y trabajar para una conducción segura de los mismos
  • Ayuda a mantener la imagen y reputación de la empresa
  • Aumenta la eficacia y eficiencia competitiva
  • Colabora con el cumplimiento de legislaciones

 

Transportes Adamo S.A. define para su Sistema de Gestión Integrado actividades de seguimiento y monitoreo para el cumplimiento de todos los requisitos legales y normativos.

La empresa define a la Política de Seguridad Vial, como:

 

“La Seguridad Vial es una cuestión primordial para las actividades de la empresa, es por eso que Transportes Adamo S.A. se compromete a cumplimentar todas las normativas viales y reglamentarias enmarcando las estrategias organizacionales en la norma ISO 39001.

Establecer estrategias de concientización de su personal y transportistas mediante capacitaciones de orientación a la prevención de accidentes de tránsito, respeto de las señales de tránsito vehícular, adoptando conductas pro-activas frente al manejo defensivo y preventivo.

Evitar la ocurrencia de incidentes viales que puedan generar daños a la persona o a la propiedad mediante el monitoreo sobre la responsabilidad de su personal y transportistas frente a la realización de los mantenimientos preventivos y correctivos de los vehículos de la compañía o terceros, provistos para el ejercicio de su labor, con el fin de mantener un desempeño óptimo de estos y establecer medidas de control.

Transportes Adamo S.A.  propone por la mitigación y control de los posibles riesgos que se puedan presentar durante el traslado de Sustancias Peligrosas proponiendo un marco de mejora continua para el SGSV.

 

 

PAULA QUIROGA
Asesora ASG

 

 

 

La Responsabilidad Social Corporativa, el modelo de Dirección ideal.

De los conceptos gerenciales que hoy se encuentran en la palestra de las organizaciones que han apostado por su sostenibilidad y sustentabilidad, la Responsabilidad Social Corporativa es uno de los más reconocidos y resaltantes.

La concepción de las organizaciones modernas contempla dentro de su marco estratégico la implementación y el desarrollo de planes y programas pluridimensionales conducentes a la promoción de prácticas de responsabilidad social tanto en amplio como en estricto sentido, para el desarrollo global, efectivo y eficiente de su gestión.

La adopción voluntaria de estas prácticas además de generarle valor a las organizaciones en el sentido de la construcción de una sólida reputación corporativa, las hace más competitivas e innovadoras, permitiéndoles así acceder a los mercados de manera efectiva y además, constituye un factor de motivación extraordinario tanto para el logro de la filosofía de la excelencia en el seno de sus actuales integrantes, como para atraer a su equipo personal de calidad.

Otro aspecto no menos importante que motiva la tendencia de la adopción de las prácticas de responsabilidad social corporativa es que permite la gestión eficiente de los riesgos a los cuales se encuentran expuestas las organizaciones en consecuencia, las herramientas empleadas en su implementación les facultan para medir el impacto social, ambiental y económico de sus actividades, pudiendo así replicar sus acciones e iniciativas exitosas y/o redimensionar en lo conducente.

De tal modo que, dada la transversalidad del concepto, la responsabilidad social corporativa afecta la totalidad de sus ámbitos de gestión y en tal sentido, las actividades planificadas para su desarrollo deben concebirse:

  • A nivel de la actividad primaria o básica de la organización.
  • Proyectando hacia las implicaciones de la actividad básica, esto es su repercusión en el entorno.
  • Con vocación de permanencia y alto nivel de compromiso por los niveles jerárquicos superiores de la organización.

En este orden de ideas, los aspectos de incidencia de las prácticas de responsabilidad social corporativas se resumen en 5 importantes vertientes:

  1. La generación de valor: haciendo organizaciones sostenibles se genera valor en lo interno y en lo externo. Para el accionista (en lo interno) pues se garantiza la seguridad de su inversión; así también para el cliente y el proveedor (en lo externo) que resultan beneficiados por los altos estándares de calidad de productos y servicios ofrecidos bajo este esquema.
  2. Los grupos de interés: el mejoramiento de las relaciones con los stakeholders o partes interesadas, entendiéndose como estos, los empleados, accionistas, inversores, proveedores y clientes (primarios); organizaciones civiles y no gubernamentales, sindicatos, entes públicos y sociedad en general (secundarios).
  3. El clima laboral: los entornos de trabajo sanos y seguros en los cuales se implementen políticas innovadoras que brinden beneficios a los miembros del equipo les otorgan la posibilidad de desarrollarse tanto en lo personal como en lo profesional logrando gente altamente comprometida que de manera óptima ejecutarán sus funciones en un óptimo clima o entorno laboral.
  4. El aspecto social: la inversión socialmente responsable mejora la calidad de vida del entorno social como tal, por ende, coadyuva con el desarrollo económico de las comunidades involucradas y de la sociedad en general.
  5. El aspecto ambiental: la contribución empresarial a la conservación del medio ambiente, las políticas sobre ahorro energético y de recursos naturales minimiza el impacto de sus actividades a este nivel y trasciende a la esfera de la contribución agregada.

La Responsabilidad social corporativa es el modelo de dirección organizacional ideal por cuanto gestiona el impacto de la actividad empresarial considerando a todos los sujetos intervinientes, en miras a relaciones de beneficio mutuo cuyo norte es el respeto de los derechos humanos, la protección a la salud, las mejores prácticas de trabajo y empleo, la cuestión medioambiental, la erradicación del fraude y los intereses de los clientes y de los consumidores.

 

Fuente: Estudio Granchelli & Asociados.